top of page

A Modo de Resumen de 3 Años de Trabajo




Todo comenzó en mayo de 2019.


El Centro Wiesenthal advirtió que en la Universidad de Cuyo, en la ciudad de Mendoza, al pie de los Andes, se estaban produciendo una serie de actos antisemitas.


Un profesor de Ciencias Sociales utilizó sus clases de "Estudios Árabes Contemporáneos" para exponer los prejuicios más rancios contra el pueblo judío.


Simultáneamente, un periodista, utilizando una cuenta de Twitter vinculada a la Universidad, en un intercambio con un Diputado Nacional de origen, comparó a Israel con los nazis y disfrazó sus argumentos antisemitas como antisionistas.


Ante estas dos situaciones, el Centro Wiesenthal emitió una denuncia pública en una carta abierta al Rector de la Universidad.


Este ordenó una investigación. El encargado del sumario nos preguntó en qué basábamos nuestra denuncia.


Nuestra respuesta fue concisa. Argentina votó en 2016 a favor de la Definición Práctica de Antisemitismo de la IHRA (Alianza Internacional de Recuerdo del Holocausto por sus siglas en inglés) como Estado miembro. Sostuvimos que aplicando ese criterio objetivo (único estándar existente), indicamos que ambos casos cumplían con sus disposiciones.


En noviembre de 2019, la Universidad dictaminó que, de acuerdo con la definición de antisemitismo de la IHRA, ambos actos eran, de hecho, antisemitas. En consecuencia, destituyó al profesor y obligó a la periodista a cambiar su cuenta de Twitter para diferenciarse de la Universidad.


En junio de 2020, la Cancillería argentina adoptó específicamente la Definición a través de una resolución de dos artículos.


El primero manifiesta que su alcance es todo el Sector Público Nacional. La segunda invita a todas las instituciones públicas y privadas del país a adoptar la Definición.


Esto nos llevó a tocar muchas puertas en toda Argentina (en medio de la pandemia) para llevar la invitación del artículo segundo. Si hubiera sido aprobado por ley del Congreso o por decreto presidencial, esto no hubiera sido necesario.


Aún así, nuestros esfuerzos dieron resultados importantes: Argentina es un país federal. El Centro Wiesenthal y algunas otras instituciones hemos logrado que 18 de los 24 distritos lo adopten como ley; el Congreso Nacional la adoptó para su ámbito; 13 Universidades Nacionales y el Consejo Interuniversitario Nacional, órgano que agrupa a los Rectores de todas las universidades públicas del país, aconsejó que cada universidad actué de tal modo.



(Adopción de la Definición de Antisemitismo en ambas Cámaras del Congreso Argentino)


También adhirieron municipios de las ciudades más importantes del país que no son capitales de provincia, como Rosario, Mar del Plata y hasta Bariloche (que no hace mucho consideraba al exasesino de las SS Erich Priebke como un vecino ejemplar).


Colegios de Abogados, Gremios de Educadores, Asociación del Fútbol Argentino y 7 clubes de primera división. La Asociación para la Lucha contra el Cibercrimen, la Comunidad Musulmana Argentina Ahmadia y la Asociación de Iglesias Evangélicas han adoptado la Definición de IHRA.


¿Qué utilidad podría tener la adopción de la definición en Argentina?