top of page

Estudiante de diseño recibió un curso de concientización sobre el Holocausto

La joven de 22 años, perteneciente a la FADU, participó de varios encuentros junto a representantes del Centro Simon Wiesenthal por haber presentado un proyecto con una esvástica. El decano de la Facultad y el director del centro Wiesenthal para América Latina describieron la experiencia a Infobae.



Entrevista a Guillermo Cabrera y Ariel Gelblung



El hecho ocurrió a mediados de octubre del 2020 y en su momento causó estupor y revuelo dentro de la comunidad educativa de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UBA: una estudiante de la materia Diseño Asistido por Computadora presentó de manera virtual un prototipo de una aspiradora que en el frente contenía una cruz esvástica, como si se tratara de un artefacto similar a un arma de guerra.


La indignación de los compañeros del curso terminó por contagiar al resto de los estudiantes de la facultad y luego se traspoló a una ola de críticas e insultos en las redes sociales que incluso tuvieron como blanco hasta a los profesores, a quienes se los acusó de ser poco contundentes en la corrección del trabajo. El proceso inevitable llevó al departamento jurídico de la propia facultad a abrir un sumario y a tratar de indagar en cómo una alumna de estudios universitarios pudo realizar una presentación con semejante símbolo del antisemitismo en su diseño.


Pero, ¿Qué ocurrió con la estudiante?, ¿Qué sanciones se le aplicaron?, ¿Cuál fue el aprendizaje que hizo la propia FADU sobre el incidente?, ¿Hacia dónde condujo ese desgraciado episodio?



El diseño de una aspiradora con una cruz esvástica en el frente que había presentado la alumna y desató un revuelo en la Facultad de Arquitectura


Poco más de cuatro meses después del hecho, tanto la FADU como la UBA coincidieron en escaparle al recurso punitivista y adoptar un rol más pedagógico con la alumna. Así, la estudiante de 22 años fue puesta en contacto con las autoridades del Centro Simon Wiesenthal para adentrarse en un curso preventivo e intensivo sobre el nazismo, el holocausto y sobre la definición de antisemitismo, una actitud de odio contra los judíos que todavía sigue presente en la sociedad.


“Al inicio sabíamos que podíamos encontrarnos con dos eventuales situaciones”, explicó Ariel Gelblung, director para América Latina del Centro Simon Wiesenthal, durante una entrevista con Infobae.


“La primera era encontrarnos con alguien que está convencido ideológicamente de lo que significa y lo defienda, con lo cual ahí hay muy poco margen para poder trabajar. Y la segunda, lo que nosotros suponíamos que podía llegar a pasar y que en definitiva es lo que pasó, que esa persona no tenía muy claro qué es lo que la esvástica significa, qué trae detrás de sí este tipo de simbología”, agregó.


El primer acercamiento de la estudiante al Centro Wisenthal se dio mediante una entrevista junto a su director, Gelblung, y junto a la psicóloga Patricia Kossoy. Después de una extensa charla, se resolvió que la joven estaba dispuesta y en condiciones de recibir el curso.


“En una primera entrevista, nos quedó claro que era este tipo de situación. Estaba haciendo el trabajo y como una amiga le decía que parecía un cañón de guerra, para reforzar la idea de que era un cañón de guerra le agregó la esvástica pensando que era un símbolo de guerra y no lo que esto significaba”, detalló Gelblung.